Entrevistas

¿Mi genética me hizo hacerlo?

By  | 

Imagina que todas las mañanas te preparas un café con una cucharada de azúcar, porque así te gusta; y después te vas a trabajar en algo que tú elegiste… pero… ¿realmente lo elegiste tú? ¿qué pasaría si todas esas decisiones las rige tu ADN?

De eso trata el libro de Miguel Pita, doctor en Biología Celular y Genética y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, quien plasma en una novela un tema científico. Spoilert alert: la genética no lo decide, pero sí te predispone a ciertas cosas.

En “El ADN dictador: Lo que la genética decide por ti”, Pita explica cómo es que el ADN se involucra en más aspectos de la vida cotidiana de lo que nosotros creemos.

“Hay aspectos de nuestra vida que están completamente determinados genéticamente, pero son los menos, que tienen que ver mucho de ellos con nuestra apariencia física, o con nuestro metabolismo; pongamos, por ejemplo, el color de ojos o determinadas proteínas de la sangre, grupos sanguíneos”.

Pita señala que hay otros aspectos en los que el ADN juega un papel más discreto, en el que hay una interacción con el ambiente para obtener un resultado final, “por ejemplo, muchos aspectos de nuestra psicología están determinados parcialmente por nuestra carga genética, y complementados por lo que es nuestra educación, nuestra formación, nuestro ambiente, el entorno”.

Lo que debemos tener claro es que la genética no decide por nosotros, pero sí nos da libertad de decidir, de interactuar con nuestro ambiente para elegir a través de tendencias a distintos contextos.

“Hay gente que tiene mayor y menor aversión al riesgo, por ejemplo, es una de las muchas cosas que se ha estudiado por causas genéticas, aunque luego eso no quiere decir que esa persona que tenga esa genética de mayor aversión al riesgo, no vaya a poder lanzarse en paracaídas, él decidirá si se lanza, aunque tenga una genética que le haga tener más miedo o que le cueste más que a otra persona que tiene otra genética”.

Ciencia como novela

En su libro, Pita utiliza una estructura de novela para promover la divulgación científica; para él, haber utilizado un lenguaje de narrativa funcionó bien para que más gente pudiera comprender el tema.

“Es una forma de acercamiento a la forma de la que más agradable nos resulta recibir la información, que es a través de las historias, como si fuesen los cuentos, en la que tradicionalmente se han contado leyendas y cuentos, porque es una forma de aprendizaje que nos funciona muy bien”.

El personaje principal busca comprender cómo la genética marca o no sus decisiones. Se busca comprender cómo los gustos son propios o si las actitudes son hereditarias.

-Si te interesa el libro, te recomendamos que busques a nuestros amigos de Librería Pessoa, ellos te pueden conseguir el libro y recomendar algunos otros-.

Miguel Pita participó en la edición 2018 del Hay Festival en Querétaro.
Foto: Alonso San Juan

 

Poder de decisión sobre la sangre

Que la genética “rija”, no significa que la podamos culpar de todo, al final seremos nosotros los que mdecidimos si hacemos o no las cosas, explica seriamente Pita, así que no podemos decir que no hacemos algo por miedo porque lo llevamos en la sangre.

“Uno podría decir que hay personas que genéticamente son más proclives a tener otro tipo de fobias que otras, y hay estudios relacionados con esto, pero es no justifica que nadie se comporte de determinada manera”.

Para entenderlo mejor, imaginemos que hay dos personas, una de ellas tiene una tendencia genética a ser más generosa que la otra, eso no significa que tenga que serlo, pero ella decidirá si decide tener esa actitud, igual que la otra persona que genéticamente no lo es; para tomar la decisión va a influir su educación y las circunstancias, lo que va a determinar o terminar de completar su personalidad.

Ciencia en la vida

Para Pita, la ciencia es una riqueza que tiene la humanidad, y que seamos capaces de trascender al conocimiento científico, fenómenos que, de forma instintiva, ni siquiera nos plantearíamos, pero que podríamos explicarlos, como qué es la vida.

“Creo que la perspectiva científica es un regalo y es una herramienta, porque ha servido para cambiar el mundo y en el fondo si uno piensa, nosotros vivimos más gracias a la ciencia, sino seríamos una especia que moriría con apenas 40 años”.

Genética en el futuro

Aunque científicamente no podemos saber cómo será el futuro, Pita admite tener una opinión de lo que podría pasar; para él, la genética es el futuro.

“La genética va a ser la gran revolución de los próximos años, junto con la inteligencia artificial, y la genética nos va a permitir hacer cambios genéticos. Estamos abriendo la vía de los cambios genéticos, de anticiparnos, de modificar o no”.

Explica que lo bueno de las modificaciones genéticas es que la humanidad será capaz de anticiparse a enfermedades. Lo malo, los posibles nacimientos “a la carta” y la generación de individuos con distintas genéticas, lo que para él pueden ser socialmente nocivas.

Queretano de primera generación que siempre tendrá en su recuerdo la -en paz descanse- ruta 11. Comunicador nacido en los noventa con gustos por la música, el cine, la literatura y… pues todo, básicamente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *